Rosquillas de Alcalá

La otra noche empecé a ver la nueva edición de Masterchef y el primer postre que prepararon fueron estas rosquillas de Alcalá. Me llamaron la atención y las he hecho para el fin de semana. Es una receta muy sencilla, ya que como base lleva hojaldre (he comprado varias láminas) y luego van decoradas por encima con un glaseado de yemas (agua, azúcar y yemas) y un glaseado de azúcar (agua y azúcar glas). Lo único delicado de la receta es la primera parte del montaje del hojaldre, ya que es importante que a la hora de superponer las capas queden bien selladas por igual por todos los lados para que luego en el horno crezcan bien. Las rosquillas se pueden hacer de dos, tres o cuatro capas, dependiendo del grosor que queráis. Entre cada capa, yo he espolvoreado un poco de azúcar glas para que se peguen bien y luego a la hora de hornear las rosquillas, las he pulverizado con agua. Con la masa sobrante de los bordes y agujeros, la he estirado y he hecho más rosquillas, así que hemos aprovechado bien las láminas.

Ingredientes

-2 láminas de hojaldre

Para el glaseado de yemas

-100ml de agua

-240 gramos de azúcar

-4 yemas de huevo

Para el glaseado

-25ml de agua

-100 gramos de azúcar glas

Pasos

-empezamos estirando las láminas de hojaldre y espolvoreamos una con azúcar glas. Luego, colocamos la otra lámina encima. Si queréis hacerlas de 4 capas, ahora la partimos por la mitad y volvemos a espolvorear azúcar glas en una y colocamos la otra encima (ya tenemos las 4 capas de hojaldre montadas)

-luego, pasamos el rodillo por encima suavemente, solo para que se unan las capas

-las cortamos con forma de rosquillas (yo he utilizado un molde de aro y un descorazonador de manzanas, pero podéis utilizar un vaso y una boquilla de la manga pastelera o un tapón)

-la masa sobrante, la podéis estirar con el rodillo hasta que quede fina y repetís el proceso anterior para hacer más rosquillas

-las colocamos en una bandeja con papel de horno un poco separadas, ya que en el horno crecen, y las pulverizamos con un poco de agua

-horneamos con el horno previamente caliente a 200 grados durante 10-12 minutos

-mientras se hacen las rosquillas y luego las dejamos enfriar, preparamos el glaseado de yemas: por un lado, batimos 4 yemas; por otro, en una olla colocamos el agua y el azúcar y dejamos que hierva durante 3 minutos. Luego, retiramos del fuego y dejamos templar. Vamos añadiendo en hilo esta mezcla a las yemas sin dejar de remover para que no se cuajen. Volvemos a llevar la mezcla al fuego y removemos hasta que espese y obtengamos una crema (no tiene que llegar a hervir)

-dejamos que se temple y luego vamos bañando las rosquillas en el glaseado (hasta la mitad). Colocamos las rosquillas en una rejilla y dejamos que se seque la crema

-mientras, preparamos un glaseado. Es tan sencillo como mezclas azúcar glas y agua, para luego bañar nuevamente las rosquillas en esta mezcla y volvemos a dejarlas secar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s