Natillas y crema catalana

Uno de los postres preferidos de mi padre y de Rafa es la crema catalana. Cuando salimos a comer, si hay este postre en la carta y es casero siempre se lo piden. El otro fin de semana, aprovechando que tenía unas yemas de huevo, que me habían sobrado de otro postre que había hecho con claras, las aproveché y preparé natillas y crema catalana. Con dos yemas da para dos raciones. A una de ellas le añadí azúcar por encima y la quemé con un soplete para que quedara como crema catalana; a la otra le espolvoreé canela molida y le añadí una galleta. Yo reconozco que no soy fan ni de las natillas ni de la crema catalana, pero me fio del criterio de Rafa, que se comió las dos a la vez y no dejó nada. Visto el éxito he repetido y tanto a mis abuelos como a mis padres también les ha encantado este postre.

Ingredientes (para dos raciones)

-250 gramos de leche

-2 yemas de huevo

-40 gramos de azúcar

-1 cucharada se harina de maíz

-cáscara de medio limón

-canela en rama y canela molida

Pasos

-colocamos un cazo con la leche, la corteza de limón y la canela en rama. Calientamos hasta que empiece a hervir

-retiramos del fuego y dejamos que la leche infusione durante 15 minutos. Luego la colamos

-vertemos las yemas de huevo en un recipiente amplio y batimos con unas varillas hasta que tenga un aspecto espumoso. Agregamos un poco de la leche caliente sin dejar de batir para que las yemas no cuajen. Añadimos también el azúcar y la maicena y seguimos mezclando con las varillas hasta que todo se integre

-incorporamos poco a poco la mezcla de huevos y azúcar al cazo de leche templada y removemos bien durante un buen rato con el fuego suave hasta que las natillas espesen, sin que hiervan

-vertemos las natillas en dos cuencos de cerámica y las dejamos templar. Después, las dejamos enfriar en la nevera

-a la hora de servir, a una le podemos espolvorear canela en polvo y añadir una galleta y a la otra espolvorear azúcar y quemarla con un soplete