Espuma de limón

Para mi santo, Rafa me regaló un sifón para hacer espumas, ya que sabe que me encanta experimentar en la cocina y preparar nuevos postres. Hace tiempo, viendo MasterChef lo comentamos, que estaría bien hacer espumas; pero ellos van un paso más allá (o varios) de lo que suelo hacer yo en la cocina con mis cuatro utensilios básicos. Admito que al principio le tenía un poco de respeto y que hasta la tercera vez que lo hemos usado no nos ha salido el resultado que esperábamos. Supongo que es lo suele pasar cuando utilizamos un aparato competamente desconocido para nosotros y hacemos algo nuevo. Además, he leído que es muy delicado y antes de llenarlo tenemos que asegurarnos de que la mezcla esté bien colada y no haya ninguna pepita ni ningún tropezón que pueda embozarlo. Lo estrenarnos con una espuma de limón, que nos quedó espectacular, con la textura esperada y un sabor riquísimo.

Ingredientes (para un sifón de medio litro)

-200ml de nata líquida (+35% materia grasa)

-100ml de leche entera

-70ml de zumo de limón

-cáscara de un limón

-70 gramos de azúcar

-una pizca de sal

-2 láminas de gelatina

-1 yogur de limón

-1 cápsula de N2O

Pasos

-primero, pelamos el limón y lo exprimimos hasta obtener los 70ml de zumo. Lo pasamos por un colador varias veces (preferiblemente uno de tela) para asegurarnos de que no se nos cuele nada de pulpa

-por otro lado, dejamos hidratando las láminas de gelatina en agua muy fría

-ponemos en un cazo la nata, la leche, el zumo de limón que hemos exprimido, la cáscara del limón, el azúcar, la pizca de sal y llevamos al fuego hasta que empiece a hervir

-cuando hierva, añadimos las láminas de gelatina y retiramos el cazo del fuego

-dejamos enfriar la mezcla y cuando esté fría añadimos el yogur de limón y mezclamos bien

-podemos volver a colar la mezcla antes de llenar el sifón

-llenamos el sifón, lo cerramos y lo dejamos enfriar en la nevera en posición horizontal hasta la hora de servir (mínimo 2 horas)

-antes de servir, colocamos la carga de N2O con el embellecedor, agitamos bien y escogemos la boquilla deseada

-vertemos la espuma en una copa, un vaso o una tulipa de chocolate. Se puede acompañar con pepitas de chocolate, unas hojitas de menta y cava