Croquetas de calabacín y berenjenas

Me encantan las croquetas y especialmente las caseras. Después del éxito que han tenido las de calabaza, he experimentado con otros productos de temporada: los calabacines y las berenjenas. Pero además, como fan del queso que soy, les he añadido queso rallado, así que han quedado muy melosas y suaves de sabor. Mientras las preparaba, he de reconocer que no estaba muy convencida del resultado (el color es muy feo y de textura son muy blandas), pero cuando las he probado, no puedo decir lo mismo: están espectaculares. Son cremosas, ligeras y muy saludables, ya que las he preparado al horno, no fritas. Si las hacéis en casa, ya me diréis si no son todo un descubrimiento.

Ingredientes (para 24 unidades)

-2 berenjenas

-2 calabacines

-media cebolla

-aceite de oliva

-150 gramos de leche

-3 cucharadas de harina de trigo

-mozzarella rallada (opcional)

-pan rallado

-sal y pimienta

-2 huevos

Pasos

-por un lado, pelamos las berenjenas y las cortamos a daditos. Las llevamos al microondas un rato para que se ablanden. Las escurrimos para quitarles el agua que han soltado y cuando estén templadas, las trituramos. Reservamos

-por otro lado, ponemos aceite en un cazo al fuego y le añadimos la media cebolla pelada y picada, movemos hasta que se dore. Añadimos al cazo los calabacines pelados y cortados a daditos y dejamos cocinar durante unos 15 minutos. Cuando esté templado, trituramos en el mismo bol donde tenemos las berenjenas trituradas

-en otro cazo preparamos la bechamel: añadimos primero un chorrito de aceite de oliva en el cazo a fuego lento y mezclamos un poco con la harina hasta que se cocine y luego le incorporamos la leche poco a poco hasta que espese (podemos añadir más leche si es necesario hasta conseguir la textura deseada). Le añadimos un poco de sal

-mezclamos los calabacines y las berenjenas que tenemos trituradas con la bechamel. Añadimos sal y pimienta al gusto e integramos todos los ingredientes

-cuando tengamos todo mezclado, le podemos añadir quso rallado (al gusto)

-para que la masa tenga más consistencia, le añadimos 6-8 cucharadas de pan rallado, hasta que vemos que podemos trabajar la masa para darle forma

-llevamos la masa al congelador unas horas

-cuando la masa esté fría y la podamos trabajar, le damos forma y vamos haciendo bolitas. Luego, las pasamos por huevo batido, pan rallado y repetimos este paso para que no rebienten en el horno (el segundo rebozado yo lo he hecho con pan rallado crujiente)

-las colocamos encima de un papel de horno y horneamos a 180 grados durante unos 20 minutos hasta que veamos que se doran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s