Lemon curd

Cuando visité Viena, una tarde en el Café Central me pedí un pastelito con un sabor que todavía recuerdo: tenía un gusto a limón, que mezclado con una masa de galleta y mantequilla y un sirope que lo cubría, era un postre peculiar. Hace un tiempo, unas muy buenas amigas que me conocen bien me…